Atrás

Cracovia y alrededores

Cracovia y alrededores

zamek królewski na wawelu, w otoczeniu rabat, spacerujący ludzie

Cracovia es una ciudad excepcional: más de mil años de historia, capital del país, necrópolis de los reyes polacos y centro cultural, educativo, científico y económico de la región. Es un lugar que todos los años ocupa posiciones elevadas en los rankings de las ciudades más bellas y visitadas por los turistas en Europa. ¡No debe extrañar! La rica historia es aquí visible casi a cada paso y el espíritu artístico simplemente flota sobre las calles de la Ciudad Vieja. Las mismas por las que a lo largo de los siglos pasearon ilustres aristócratas, sacerdotes, literatos y artistas.
La capital de Małopolska se asocia generalmente con la Basílica de Santa María, la Lonja de los Paños, el Castillo Real de Wawel, la leyenda del Dragón de Wawel y las rosquillas cracovianas. Sin embargo, esperan aquí a los turistas muchas más atracciones: su riqueza natural, magníficos monumentos, incluyendo numerosos edificios de arquitectura sagrada, modernos museos, manjares de la cocina regional, festivales europeos y cientos de instituciones culturales, cafeterías y restaurantes. Por si esto fuera poco, los alrededores de Cracovia también tienen mucho que ofrecer a los visitantes, como, por mencionar algunos ejemplos, monasterios, iglesias de madera, museos, viñedos, zonas verdes y eventos culturales. En función de las necesidades y aficiones, los alrededores de Cracovia pueden visitarse a pie, en bicicleta o en automóvil. ¡Seguro que el tiempo pasado en Cracovia y las localidades cercanas será algo inolvidable! 

Historia lejana y arte contemporáneo

Cracovia es una ciudad en la que funcionan varias decenas de museos extraordinariamente interesantes. Comencemos nuestra excursión por las colecciones de Cracovia por el Castillo Real de Wawel, donde se encuentran las Colecciones Nacionales de Arte. Los visitantes pueden admirar en Wawel, por ejemplo, los salones de estado y las exposiciones: Wawel Perdido, El Tesoro de la Corona, Arte del Este y una colección de obras de pintura italiana temprana de las colecciones Lanckoroński.

El Museo Nacional de Cracovia tiene una de las colecciones más importantes no solo de Polonia, sino de Europa. En sus numerosas filiales pueden admirarse miles de obras de arte y objetos. Sin embargo, comencemos por el representativo Edificio Principal en la avenida 3 Maja, donde se encuentra, por ejemplo, «La niña de los crisantemos» de Olga Boznańska. En la estructura del Museo Nacional se pueden distinguir las siguientes secciones: el Palacio del Obispo Erazm Ciołek (y en él la «Virgen de Krużlowa», de autor desconocido), la Galería de Arte Polaco del siglo XIX en la Lonja de los Paños (en cuatro salas se presentan obras de Jan Matejko, Józef Chełmoński, Artur Grottger o Henryk Siemiradzki, entre otros), la Casa de Jan Matejko, la Casa de Józef Mehoffer (el museo está complementado por un pintoresco jardín diseñado por el artista), la Casa de vecinos de la familia Szołayski Feliks Jasieński, el Museo de los Príncipes Czartoryski (en el museo se puede admirar uno de los más valiosos cuadros de la colecciones polacas: «La dama del armiño», obra de Leonardo da Vinci), la Biblioteca de los príncipes Czartoryski , el Museo Emeryk Hutten Czapski y el Centro de la Cultura Europea «Europeum». 

Puede profundizarse en la Historia de la Ciudad de Krak gracias a una visita al Museo de Cracovia. Su sede principal se encuentra en la Plaza del Mercado. Uno de los principales objetivos de la institución es cultivar las tradiciones locales (de ahí, por ejemplo, el concurso de belenes de Cracovia organizado desde el año 1946). Entre las numerosas filiales y secciones del Museo de Cracovia se encuentran: la Barbacana y las Murallas, la Torre del Ayuntamiento, la Sinagoga Vieja (con la exposición permanente «Historia y cultura de los judíos de Cracovia»), la Fábrica de Schlinder (precisamente en este lugar el empresario alemán Oskar Schlinder contrataba a judíos, anotándolos a continuación en la llamada lista de Schlinder, salvándolos así del exterminio), la Farmacia del Águila, la Calle Pomorksa, la Casa de vecinos de la familia Hipolit (la exposición permanente «Casa Burguesa» te transportará en el tiempo), Historia de Nowa Huta, Celestat, la Casa Zwierzyniecki, la Casa de la Cruz, el Museo de Podgórze (con la exposición «La ciudad bajo el túmulo de Krak»), Thesaurus Cracoviensis, Rydlówka, KL Plaszow. Merece una especial atención otra sección del Museo de Cracovia, los sótanos de la Plaza del Mercado, abiertos en el año 2010, que pueden enorgullecerse, entre otras, de la exposición permanente «Tras las huellas de la identidad europea de Cracovia»: un espectáculo multimedia que, gracias a las modernas tecnologías, permite retroceder hasta los tiempos de la Edad Media. 
¡Pero eso no es todo! Los aficionados a la historia y el arte también pueden visitar lugares como: el Museo de la República Popular de Polonia, el Museo Arqueológico (el Museo se creó en el año 1850, gracias a lo cual es la institución de este tipo más antigua de Polonia), el Museo Judío Galicja (creado en una antigua fábrica de muebles judía), el Museo Etnográfico o el Museo del Ejército Nacional general Emil Fieldorf “Nil” (el único lugar de este tipo en Polonia).

También merece la pena mencionar los museos de la Universidad Jaguelónica: el Museo de la Universidad Jaguelónica Collegium Maius (donde pueden admirarse objetos relacionados con la historia de la universidad, por ejemplo, instrumentos astronómicos que utilizó Nicolás Copérnico) y el Museo de Farmacia de la Universidad Jaguelónica (las exposiciones ocupan cinco plantas, incluyendo los sótanos y el desván, y una de las salas ha sido dedicada a Ignacy Łukasiewicz, inventor de la farola de queroseno y pionero de la industria petrolera en Europa). 
Entre los museos interesantes de Cracovia también se encuentran: el Taller y Museo de la Vidriera, el Almacén del Teatro (exposición abierta en el año 2016 para aquellos que quieren conocer los secretos de la creación del espectáculo), el Museo de Ingeniería Municipal (se encuentra en las antiguas salas de la más antigua estación de tranvía de Cracovia), el Museo de Arte y Técnica Japonesa «Manggha» (algo interesante, contribuyó notablemente a la creación de este lugar el director Andrzej Wajda, fascinado por las obras de los artistas japoneses), el Centro del Cristal y la Cerámica Lipowa 3, el Jardín de las Experiencias (un parque científico sensorial para niños y jóvenes), el Museo de los Seguros (el único de este tipo en el mundo), el Museo del Ámbar,  Cricoteca (en el edificio de una antigua central eléctrica se organizan exposiciones y debates) y el Museo del Pinball.

Merecen una mención especial otros dos populares museos de Cracovia. El primero de ellos es el Museo de la Aviación Polaca, donde, en los terrenos de un antiguo aeropuerto, se encuentran numerosos objetos relacionados con la historia de la aviación, ¡incluyendo más de 200 aviones! Otro lugar muy importante en el mapa museístico de Cracovia es MOCAK: el Museo de Arte Contemporáneo. El Museo abierto en el año 2010 se encuentra en los terrenos de la antigua Fábrica de Schlinder. Su misión es presentar el arte contemporáneo, realizando al mismo tiempo proyectos educativos. En la colección permanente se encuentran trabajos de artistas de todo el mundo. Es uno de los museos más visitados por los turistas en Cracovia. 

También podemos ir en búsqueda de museos interesantes fuera de la ciudad. Nuestras propuestas son, por ejemplo, el Museo de la Abadía de San Adalberto en Staniątki, el Museo de Tyniec, el Museo Regional de las Tierras de Miechów, la Oficina de Exposiciones Artísticas «U Jaksy» en Miechów y los museos situados en Niepołomice: el de Niepołomice, el de la Fonografía (el único de este tipo en Polonia) y la Cámara Forestal en Niepołomice.

De paseo, en bicicleta, ¿y puede que... wakeboard?

Cracovia y sus alrededores tienen mucho que ofrecer a aquellos a los que les gusta el descanso activo. Encontrarán aquí algo para ellos tanto los aficionados a la bicicleta, a las locuras acuáticas o a la escalada de rocas. Sin embargo, comencemos por los paseos, ya que a pie (o con una pequeña ayuda del transporte urbano) se pueden descubrir verdaderos tesoros. Así que, ¡pongámonos en marcha!

Una de las formas más interesantes de visitar Cracovia a pie es un paseo por la Ruta de la Joven Polonia de Małopolska, cuya parte cracoviana incluye 13 lugares y edificios relacionados con la historia de la Joven Polonia. Salimos del Teatro Juliusz Słowacki, situado en pleno centro, visitando a continuación, entre otros lugares, la Academia de Bellas Artes, la Basílica de Santa María, la Casa de Józef Mehoffer o la Casa de vecinos de la familia Szołayski. La parte cracoviana de la ruta la corona el Museo Rydlówka, en una casa construida a finales del siglo XIX por Włodzimierz Tetmajer. Una forma interesante de visitar a pie la ciudad puede ser también la Ruta de Street Art de Cracovia, que incluye 19 lugares con impresionantes murales, entre otros, los rostros de personas relacionadas con Kazimierz en la calle Józef o el famoso «Indio» en la calle św. Wawrzyńca.

Cracovia es un lugar perfecto para los aficionados al turismo religioso. Ante todo debido a la ruta que lleva por los lugares relacionados con el papa Juan Pablo II, de los cuales hay un gran número en esta ciudad, como, por mencionar solo algunos, la iglesia del Arca del Señor, Błonia y la roca papal que se encuentra allí, o bien la famosa ventana papal en la calle Franciszkańska. Cracovia es un lugar excepcional en esta parte de Europa en cuanto al número de tumbas de personas reconocidas como santas o beatas, algo de lo que nos convenceremos si recorremos la Ruta de los Santos de Cracovia, que lleva por 19 templos, desde la Catedral de Wawel hasta el Santuario de la Divina Misericordia de Łagiewniki. También merece la pena mencionar la Ruta de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén en Małopolska, dos de cuyas paradas se encuentran precisamente en Cracovia: la antigua iglesia de Santa Eduviges, en el distrito cracoviano de Stradom, y la iglesia de Santa Bárbara, situada cerca de la basílica de Santa María, en la Plaza Mariacki. La Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén fue traída a Cracovia desde la cercana Miechów. 

A aquellos que prefieran un descanso activo en los bellos entornos naturales les recomendamos un paseo por el famoso parque Błonia de Cracovia (uno de los mayores prados en el centro de una ciudad en Europa), combinado con una visita al cercano Bosque Wolski, donde se encuentran el Zoológico y una reserva paisajística de la naturaleza: Panieńskie Skały (lleva hasta allí la ruta amarilla). A su vez, una visita al centro de la ciudad es una ocasión perfecta para pasear por los senderos del Jardín Botánico de la Universidad Jaguelónica (es el jardín botánico más antiguo de Polonia). No lejos de Cracovia también se encuentra la ruta Puszczańskie Uroczyska, que lleva de Niepołomice a Stanisławice. Durante los 18 km de marcha recorreremos, por ejemplo, la Vía Real, por la que antiguamente los monarcas polacos iban a cazar a las profundidades del bosque.

Los aficionados al turismo en bicicleta tampoco estarán defraudados. No lejos de la ciudad se encuentran rutas creadas en el marco del proyecto Velo Małopolska, entre otras, Velo Natura o la Ruta Ciclista del Vístula. Para los ciclistas se proponen diversas excursiones temáticas, por ejemplo, «Por campos, prados y una reserva forestal», «A la sombra del bosque de Niepołomice» o «Tras las huellas de Kościuszko». Especialmente interesante es la «Ruta de las Fortalezas de Cracovia», con un carácter histórico, cultural y etnográfico. Incluye hasta 100 edificios militares, entre ellos 38 fuertes. Su tramo norte cuenta con 61 km, mientras que el sur con 41 km. También recomendamos la Ruta del Frente Oriental de la Primera Guerra Mundial (trazada desde Cracovia hasta Książ Wielki) y la ruta «En el campo de batalla de Racławice», hasta Racławice, situada a 35 km de los límites de Cracovia.

¿Y puede que una excursión al agua? En verano los habitantes de Cracovia pasan su tiempo libre en el lago Bagry, en Przylasek Rusiecki, Kryspinów y en el Estanque de Nowa Huta. A los aficionados a las locuras acuáticas, incluyendo el rafting, seguro que les interesa la pista de kayak «Kolna», mientras que los entusiastas del wakeboard deberían visitar los mencionados: Przylasek Rusiecki y Bagry. Si el tiempo lo permite, merece la pena realizar una travesía en barco o en góndola por el Vístula (se organizan también travesías románticas bajo las estrellas). A las familias con niños se les recomienda a su vez el Parque Acuático, donde esperan hasta 8 toboganes de agua de longitud total 800 metros, mientras que a los que quieran combinar el descanso con la regeneración biológica el Balneario Swoszowice, donde es posible disfrutar de los beneficios de las aguas medicinales sulfurosas.

¡Pero eso no es todo! A aquellos a los que les apasiona el descanso activo Cracovia y sus alrededores les ofrecen, por ejemplo, la pista Sławicki Raj (un centro de esquí situado en Połajowice, a unos 35 km de Cracovia), escuelas de equitación en Michałowice o numerosos lugares para escalada de rocas, por ejemplo, Zakrzówek, Krzemionki, la cantera Liban. Resumiendo, ¡en esta ciudad es difícil aburrirse!

Cracovia, capital cultural de Polonia

No hay duda de que Cracovia es un importante centro de la vida cultural y turística a escala europea. Esto lo confirman el título de Capital Europea de la Cultura con el que la ciudad fue reconocida en el año 2000 y el título de Ciudad de la Literatura de la UNESCO, que incluye a Cracovia en el programa Red de Ciudades Creativas de la UNESCO.  ¡El número de cines, teatros o eventos culturales puede provocar dolores de cabeza! No debe extrañar. Basta con decir que por las callejuelas de la Ciudad Vieja de Cracovia pasearon antaño literatos tales como Wisława Szymborska, Stanisław Wyspiański o Stanisław Lem. Precisamente en Cracovia apareció el primer cabaret literario polaco «El Globo Verde», que fue creado en la pastelería de Apolinary Michalik, donde se encontraban los artistas, políticos y aristócratas de Małopolska (dicho sea de paso, la popular «Jama Michalika» funciona como cafetería-restaurante hasta hoy día). Entre los lugares importantes de encuentro de artistas y activistas cracovianos también se deben mencionar «Piwnica pod Baranami» y «Klub pod Jaszczurami». Es también un lugar en el que se cultivan solícitamente bellas tradiciones, como, por ejemplo, el desfile de Lajkonik, Wianki, tradiciones de Pascua, como Emaus y Rękawka, o mercadillos navideños. Merece una especial atención la construcción de belenes de Cracovia, que fue inscrita en la Lista del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO.

¡Cracovia es también una ciudad de festivales! Mencionarlos todos sería un reto considerable, aunque merece la pena recordar algunos que no solo son conocidos en todo el país, sino también fuera de las fronteras de Polonia. Entre estos se encuentran con toda seguridad los festivales musicales: Misteria Paschalia (festival europeo de música del Renacimiento y el Barroco), Sacrum Profanum (uno de los más interesantes festivales de música contemporánea en Europa), Live Festival (cada año, en los terrenos del Museo de la Aviación Polaca, acoge a estrellas musicales de fama mundial), EtnoKraków/Encrucijadas (festival de música tradicional, etno y folk) y el festival de música electrónica Unsound. En Cracovia también se celebran famosos festivales de cine: el Festival de Música de Cine, el Festival de Cine de Cracovia y el festival de cine independiente Off Camera. Otros importantes eventos culturales son: el Mes de la Fotografía, el Gran Desfile de los Dragones (un espectáculo al aire libre durante el cual navegan por el Vístula enormes dragones inflables), el Festival de la Cultura Judía (incluye unos 200 eventos que promocionan la cultura judía) y Conrad Festival (un festival literario asociado con la Feria del Libro).

Entre los eventos más importantes que se celebran cerca de Cracovia se deben incluir: la Reconstrucción de la Batalla de Racławice, la Marcha por la Ruta de la Primera Compañía de Oficiales, las Jornadas de Jerusalén de Miechów (organizadas cada 2 años) y las Jornadas de la Col de Charsznica.

Cracovia es también rica en tradiciones culinarias y productos regionales. Son productos locales famosos, entre otros: la col de Charsznica, la salchicha seca de Cracovia, la gallina aperdizada de patas verdes y los productos de charcutería de Proszowiece, el pan de Prądnik, el ajo de Galicja y los productos de los benedictinos de Tyniec. Por supuesto, no podemos olvidar uno de los símbolos de la ciudad: la rosquilla de Cracovia (a aquellos que quieran conocer más de cerca su historia les recomendamos una visita al Museo de la Rosquilla).

Para encontrar sensaciones para el paladar recomendamos una visita a alguno de los locales de la Ruta de los Gastrónomos de Małopolska. En Cracovia y sus alrededores incluye tabernas y restaurantes tales como: «Wesele», «Miód i Malina», «Ogniem i Mieczem», «W Starej Kuchni», «Morskie Oko», «Pod Aniołami» (todos los restaurantes mencionados se encuentran en Cracovia) y «Antolka» en Książ Wielki.

Sin embargo, no solo de pan vive el hombre. Para los amantes del vino se ha preparado la Ruta del Vino de Małopolska, que incluye, entre otros, los siguientes viñedos: «Kresy» (Rzeplin cerca de Skała), «Srebrna Góra» (Cracovia), «Dosłońce» (Racławice), «Nad Dobrą Wodą» (Garlica Murowana) y «Słońce i Wiatr» (Świńczów). ¡Salud!

Multimedia