Podhale y los Tatras 

turyści na kamiennym szlaku, wokół skaliste Tatry i zielona, górska roślinność

Podhale y los Tatras son uno de los rincones de Polonia más visitados por los turistas. No debe extrañarnos: Zakopane es en muchos aspectos una localidad única en su clase a escala europea. Añadamos a esto los valores naturales del Parque Nacional de los Tatras (bellísimos valles y cumbres, pintorescas rutas de montaña), recorridos en bicicleta, una excepcional arquitectura, estaciones de esquí profesionales y una deliciosa comida montañesa. ¡Y esto es solo el comienzo de la relación de los encantos de la región! Podhale se caracteriza por su apego a las tradiciones. Sus habitantes tienen aquí una relación muy emocional con los elementos populares y el folklore, con cuyas manifestaciones se encontrarán ustedes casi a cada paso. ¡Les invitamos a un fascinante viaje por Podhale!

Tras montañas, tras bosques... 

Podhale es un verdadero paraíso para aquellos a los que les gusta estar en contacto con la naturaleza y la meca de los turistas enamorados de los paseos por las montañas. La región está dividida en «Skalne Podhale» (cuyo límite sur marca, por ejemplo, Zakopane) y «Niżne Podhale». A lo largo de la frontera de Polonia se extienden los Tatras, protegidos en el Parque Nacional de los Tatras. La capital histórica de la región es Nowy Targ, mientras que la localidad más importante y más visitada por los turistas es la «capital de invierno de Polonia»: Zakopane.
Podemos admirar la belleza del paisaje de los Tatras recorriendo rutas por las montañas, incluyendo las que terminan con el ascenso a alguna de las cumbres de los Tatras: Kasprowy Wierch, Giewont o Rysy, la cumbre más alta de Polonia (2499 msnm). Podemos admirar las bellas vistas de las montañas utilizando el funicular de Gubałówka, el teleférico en Kasprowy Wierch y el telesilla en Butorowy Wierch. A su vez los turistas experimentados, para los que las rutas de los Tatras no tengan ningún misterio, pueden medirse con Orla Perć: una de las más difíciles rutas trazadas en todos los Tatras. Las excursiones por montañas y valles las facilita y las ameniza la red de bellamente situados refugios de los Tatras, por ejemplo, los refugios junto a Morskie Oko o en el Valle de los Cinco Lagos Polacos.

Sin embargo, las cumbres montañosas no lo son todo. Los Tatras también son bellos valles abiertos por arroyos, cuevas y lagos transparentes. Los valles más visitados son: el del Arroyo Rybi, el del Kościeliski, el del Chochołowski, el Gąsienicowa, el de los Cinco Lagos, el del Roztoka, el del Strążyski y el del Biały. Merece la pena acercarse al Valle del Kościeliski para visitar las cuevas accesibles para los turistas: Mroźna, Raptawicka, Mylna, Obłazkowa y Smoczą Jama. A su vez, el Claro Chochołowska es más bello en primavera, cuando reluce con los crocos y sus flores de color violeta.

Un elemento característico de la naturaleza de los Tatras son los excepcionalmente bellos arroyos, los lagos (llamados estanques) y las cascadas. En los Tatras nacen ríos que desaguan tanto la cadena montañosa como todo Podhale: Biały Dunajec, Czarny Dunajec y Białka. Disfruta de una enorme popularidad el famoso lago Morskie Oko, así como como la Cascada de Mickiewicz, situada en la ruta que lleva hasta él. También recomendamos el Valle de los Cinco Lagos y el Valle Gąsienicowa, en los que abundan los lagos, las altas cumbres y una exuberante vegetación. Vale especialmente la pena acercarse a Wielka Siklawa: la cascada más alta de Polonia.

También merece la atención la reserva de turberas «Bór nad Czerwonem» en Nowy Targ, que se encuentra en el grupo de las reservas de la naturaleza más antiguas de Polonia. En la reserva existe un sendero especial educativo-natural y una plataforma panorámica que permite admirar las montañas que rodean la Depresión de Nowy Targ. 

Los más valientes pueden disfrutar de los vuelos panorámicos sobre los Tatras o las montañas Gorce que ofrece el Aeropuerto Municipal de Nowy Targ.

Iglesias, pequeñas iglesias y capillas 

La tarjeta de visita de la región es la arquitectura de madera, tanto sagrada como laica, pero tampoco faltan perlas de albañilería. Los habitantes naturales de la región son famosos por su religiosidad, algo que se refleja en los verdaderos tesoros de la construcción en forma de iglesias y capillas de madera.

Comencemos el recorrido por la ruta de las iglesias de Podhale en Nowy Targ. Se encuentran aquí la iglesia de Santa Catalina, cuyos orígenes se remontan al año 1346, y la iglesia de madera de Santa Ana del siglo XV. Nowy Targ es un excelente punto de partida para otros tesoros de la arquitectura local, por ejemplo, el Santuario de la Madre de Dios de Ludźmierz, situado 10 km al oeste, donde se puede admirar un bello jardín del rosario con un monumento del papa Juan Pablo II. ¡También podemos salir de Nowy Targ en dirección a Czorsztyn y será una excelente elección por muchos motivos! Por una parte, podemos apreciar los valores naturales del Cinturón Rocoso de los Pieninos y las montañas Gorce, por otra, los tesoros de la arquitectura sacra de Podhale. Se trata principalmente aquí de la iglesia gótica de madera de San Miguel Arcángel de Dębno Podhalańskie, que fue inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. También se encuentra en la Ruta de la Arquitectura de Madera junto con otros valiosos edificios de madera de los alrededores: la iglesia de Harklowa y la iglesia de la Santísima Trinidad y San Antonio Abad de Łopuszna. Un dato curioso, precisamente en este último lugar pasó su juventud el padre Józef Tischner. Merece la pena ver la Sala de la Memoria dedicada a esta figura, llamada Tischnerówka, y permitirse un momento de meditación visitando la tumba del sacerdote, que se encuentra en el cementerio local.

Estando en Zakopane es obligado visitar la iglesia de la Madre de Dios de Częstochowa y la capilla de la familia Gąsienica, además del Cementerio Viejo de Pęksowy Brzyzek situado junto a ella, ¡donde casi cada lápida es una obra de arte! Merece la pena visitar el Santuario de la Virgen de Fátima en Krzeptówki, construido en agradecimiento por la salvación de la vida de Juan Pablo II tras el atentado contra este en el año 1981. Dirijámonos también a Jaszczurówka, donde puede admirarse la Capilla del Santísimo Corazón de Jesús, construida en madera en el estilo de Zakopane. Su diseñador Stanisław Witkiewicz tuvo una gran influencia en lo que aconteció en la cultura y la arquitectura de Zakopane entre los siglos XIX y XX. Desde Jaszczurówka nos dirigimos al norte hacia Bukowina Tatrzańska, donde se encuentra la iglesia del Santísimo Corazón de Jesús, y a continuación a Białka Tatrzańska. Aquí se encuentra la iglesia de San Simón y San Judas Tadeo Apóstoles. 

Un tesoro de conocimientos 

La cultura popular de Podhale puede conocerse en numerosos museos, que son populares atracciones turísticas para los visitantes de toda Polonia, e incluso Europa. Con igual interés los visitan los propios habitantes de Podhale. No se trata de palabras vacías, el número de personas que visita los museos es aquí casi dos veces mayor que en el resto del país. ¿Por dónde merece la pena empezar? Ante todo por el Museo de los Tatras dr. Tytus Chałubiński en Zakopane. Bautizado con el nombre del divulgador de Zakopane y los Tatras, el museo es un verdadero tesoro de conocimientos sobre la naturaleza, la cultura y el arte de Podhale. También vale la pena visitar las filiales del Museo de los Tatras, entre otras, el Museo del Estilo de Zakopane en la villa «Koliba», el Museo del Levantamiento de Chochołów en esta localidad o la Casa señorial en Łopuszna. 

A aquellos que quieran conocer mejor la historia de la región les recomendamos el Museo de Podhale en Nowy Targ, situado en el edificio del antiguo ayuntamiento y el Museo de la Lucha y el Martirio «Palace» en Zakopane, que fue lugar de torturas durante la Segunda Guerra Mundial. Especialmente estremecedoras son las notas conservadas en las paredes de los prisioneros detenidos por la Gestapo. Si alguien relaciona la visita de museos con el aburrimiento, Podhale le hará cambiar rápidamente de opinión. Basta con seguir la ruta de la naturaleza y la arquitectura de la región y comenzar la excursión desde un edificio extraordinariamente moderno, como es el Centro de Educación Natural del Parque Nacional de los Tatras, con la maqueta de los Tatras más grande del país y un cine 4D, o bien el Centro de Promoción y Protección de las Turberas en Chochołów.

Una visita a los pies de los Tatras es una ocasión excepcional para conocer los edificios de la arquitectura de Podhale y el estilo de Zakopane. Recomendamos especialmente el museo al aire libre viviente de Chochołów, donde los habitantes siguen viviendo en cuidadas chozas de madera y un paseo por la calle Kościeliska en Zakopane. El estilo de Zakopane puede admirarse visitando la villa Czerwony Dwór, el Centro de la Cultura Autóctona, y las villas situadas sobre altos basamentos de ladrillo: Pod Jedlami, Oksza, Koliba, adornadas con pazdur (decoración del tejado) y pequeños soles. ¿O puede que una excursión por la ruta de las personalidades conocidas de la región? Zakopane invita a los museos biográficos: Museo de Kornel Makuszyński, Museo de Karol Szymanowski en la villa Atma y Museo de Jan Kasprowicz en Harenda. Ocupa un lugar importante en el corazón de los habitantes de la región Sabała: el Homero de los Tatras, cantante y cuentacuentos, que con su música y sus palabras acompañaba a las personalidades importantes durante sus viajes a los Tatras en la segunda mitad del siglo XIX. En Zakopane se ha conservado la casa que perteneció a su familia, llamada la Cabaña de Sabała. También recomendamos Tischnerówka en Łopuszna: la casa de memorias del padre Józef Tischner.

Los amantes del arte deberían visitar la Galería de Arte Włodzimierz y Jerzy Kulczycki, así como la Galería de Władysław Hasior. A su vez aquellos que tengan ganas de estar en contacto con la cultura contemporánea de la región el Centro de la Cultura de Bukowina «Casa del Pueblo». Siguiendo las huellas de los monumentos de la técnica local merece la pena acercarse al Museo de la Imprenta en Nowy Targ.

Y para acabar nuestro «viaje» por los museos de Podhale, la perla de la región: ¡el queso oscypek! En el Museo del Oscypek de Zakopane no solo probarás diferentes tipos de oscypek, sino que prepararás tu propio queso. ¡Buen provecho!

Descanso activo a los pies de los Tatras 

La región de Podhale es una gran ocasión para los aficionados al descanso activo: desde los apasionados por los paseos por las montañas hasta los amantes de la locura blanca en las estaciones de esquí. También encontrarán algo que les interese aquellos que tengan ganas de recorrer la región en bicicleta o elijan un descenso en kayak. ¡Si estamos en las montañas, rutas de montaña! Los Tatras tienen mucho que ofrecer en esta materia a los aficionados a los paseos, la naturaleza y los bellos paisajes. En función del grado de preparación recomendamos: la ruta roja Toporowa Cyrhla – Morskie Oko,  Morskie Oko – Rysy, la ruta amarilla Murowaniec – Valle de los Cinco Lagos, Camino bajo los Regiel, la ruta verde por el Valle del Chochołowski, la ruta verde por el Valle del Kościeliski, la Ruta del Levantamiento de Chochołów (una alternativa perfecta a las rutas populares, más frecuentadas por turistas). Para los amantes de los Tatras a los que no les dé miedo la escalada de montaña se recomienda: Kościelce, Mnich, Kazalnica Mięguszowiecka y Zamarła Turnia.

Hay varias rutas a pie habilitadas para excursiones en bicicleta (por ejemplo, el Valle del Kościeliski hasta el refugio o el Camino bajo los Regiel). Fuera de los Tatras merece una especial atención VeloDunajec, es decir, una ruta ciclista de 237 km de longitud que va desde Zakopane hasta Wietrzychowice, con numerosos fragmentos extraordinariamente pintorescos, especialmente en sus tramos en los Tatras y Nowy Targ. También es una alternativa perfecta la Ruta alrededor de los Tatras, una ruta ciclista histórica, cultural y natural de hasta 250 km de longitud.
Como corresponde a la «capital de invierno de Polonia», Zakopane y sus alrededores ofrecen un sinnúmero de atracciones a los amantes de los deportes de invierno. Los aficionados al esquí de fondo pueden aprovechar las bondades de las regiones: Kościelisko-Chotarz, Gubałówka, la zona del trampolín de esquí en Zakopane, el aeropuerto de Nowy Targ, Poronin y Białka Tatrzańska. Para los aficionados al esquí de travesía lo más importante es un buen manto de nieve en los Tatras y una buena visibilidad, para disfrutar con las bellas subidas y bajadas. A su vez los aficionados a los descensos en esquí y snowboard seguro que estarán encantados con las pistas de Białka Tatrzańska y Bukowina Tatrzańska. Una estancia en la capital del esquí es también una oportunidad perfecta para participar en un verdadero paseo montañés en un trineo tirado por caballos o por perros.

Una forma interesante de actividad es la exploración de las cuevas de los Tatras, y hay aquí muchas. Sin embargo, se trata de una actividad para unos pocos, ya que requiere equipos especializados y la obtención de permisos.

Folklore montañés al alcance de la mano

¿Qué cosas interesantes pueden hacerse en Podhale? Las posibilidades son infinitas, debido a la excepcionalmente amplia oferta cultural y de ocio de esta región. ¡Basta con echar un vistazo a la lista de festivales y eventos que se celebran aquí! Uno de los más importantes es el Festival Internacional del Folklore de las Montañas, de una semana de duración, durante el cual numerosas actuaciones artísticas muestran la belleza de las tradiciones populares de todo el mundo. Los aficionados al cine pueden acudir al «Encuentro con el Cine de las Montañas» en Zakopane, la «Muestra de Cine sobre Arte» o bien disfrutar del repertorio del Cine de Verano de Zakopane. Seguro que a los melómanos les interesan los eventos musicales, entre los cuales merece la pena mencionar: la Primavera de Jazz de Zakopane, el Festival Internacional de Música de Órgano y de Cámara y Música en las cumbres: el Festival Internacional de Música de Cámara. Otros eventos interesantes son el Festival Literario de Zakopane, las Jornadas de Zakopane, Tatrzańskie Wici (cinco municipios organizan entonces fiestas que promocionan la cultura de los Tatras), el Carnaval Montañés en Bukowina Tatrzańska (durante el cual se celebran, por ejemplo, kumoterki: una carrera de dos personas, vestidas con trajes tradicionales, por la nieve en pequeños trineos. También organizan carreras de trineos tirados por caballos, si las condiciones lo permiten, los municipios: Biały Dunajec, Kościelisko, Szaflary y Poronin), Sabałowe Bajania en Bukowina Tatrzańska (Festival musical del Folklore Polaco) o el Mercado de Podhale en Nowy Targ. Si precisamente en un determinado momento da la casualidad de que no se celebra ninguno de los eventos mencionados, siempre es posible visitar la Galería de Arte BWA Jatki en Nowy Targ, el Teatro de Entretenimiento RZT Szymaszkowa o la Galería Municipal de Arte conde Władysław Zamoyski en Zakopane.

Podhale también garantiza a los turistas muchas otras atracciones, entre las que se encuentran termas, balnearios y parques acuáticos, que tampoco faltan a los pies de los Tatras. Nos referimos aquí a las famosas Termas Bania en Białka Tatrzańska, en Bukowina Tatrzańska, Szaflary, Chochołów y a los Baños Szymoszkowa. Zakopane invita a Aqua Park, al tobogán alpino en Gubałówka, a la cercana «Fiesta Snow», al telesilla que lleva a Wielka Krokiew y a «Snowtubing Gigant Zakopane». ¡Como puede verse, no faltan atracciones para niños y adultos! Sin planeamos un viaje a Zakopane merece la pena también ver el calendario de concursos celebrados periódicamente aquí en los trampolines de esquí: puede que sea una buena ocasión para ver volar a los representantes de Polonia.

Si buscas algo para el cuerpo y el alma, da un paseo nocturno por la principal calle de Zakopane, es decir, la calle Krupówki. Encontrarás aquí tabernas montañesas en las que podrás oír música tradicional, probarás bebidas locales y conocerás los sabores de la cocina regional. Las sopas servidas son kwaśnica (sopa de col fermentada), czosnianka (uno de cuyos principales ingredientes es el ajo), zoproska (sopa con setas y roux) y bryjka (un plato denso, compuesto por harina y sémola, sazonadas con grasa).  En las tabernas regionales también encontrarás los siguientes primeros platos: ziemniaczane kluski tarcioki o hałuski (bolas de patata), moskole (tortitas asadas de patatas y harina) y cordero de Podhale. Estando en Podhale tienes que probar los quesos regionales: oscypek, bryndza y bundz (de leche de oveja), pucok y gołka (de leche de vaca) y żętyca, suero de leche de oveja. Y de postre, los famosos helados de Nowy Targ, que encontrarás junto a la plaza del mercado de esta localidad. 

Una estancia en Podhale brinda la oportunidad de estar en contacto con una viva cultura regional. Comenzando por el estilo de Zakopane, introducido en los años 90 del siglo XIX por Stanisław Witkiewicz, pasando por los numerosos grupos que cultivan las canciones y tradiciones populares, hasta los trajes regionales montañeses y el característico dialecto, que puede oírse única y exclusivamente en este lugar.

¿Cómo combinar lo agradable con lo provechoso y visitar Podhale de forma activa? Podemos elegir entre varias rutas interesantes, de entre las cuales merece una especial atención la Ruta de la Arquitectura de Madera de Małopolska. Uno de sus cuatro recorridos lleva por Orava, Podhale, Spisz y los Pieninos, brindando la oportunidad de admirar los más bellos monumentos de madera de la región. Durante la estancia en Zakopane vale la pena interesarse por la Ruta del Estilo de Zakopane, que puede ser una curiosa aventura, no solo para los amantes de la arquitectura. ¿O puede que la Ruta del Queso Oscypek? ¡Si no sabes en qué se diferencia el bundz del bryndza, es el mejor momento para probar los quesos regionales directamente de la cabaña del pastor! Para los apasionados por Zakopane recomendamos la Ruta de los Destacados Habitantes de Zakopane, que recuerda a las personalidades ilustres para la ciudad y la ruta de Zamoyski (gracias a los códigos QR situados en el recorrido puedes leer los méritos del conde en la pantalla de tu teléfono o tableta). Al visitar el municipio de Biały Dunajec invitamos a los aficionados al arte sacro a la Ruta de Wojciech Kułach Wawrzyńcok, escultor popular de Podhale que trabajó tanto la madera como la piedra.
 

Multimedia